Vulgaricémonos. VOSOTROS VULGARIZAOS. Vulgarízate tú, y vos, che, ¡VULGARIZATE! Los mejores se vulgarizaron hace trescientos cincuenta días. VULGARIZAR: si usted se hubiera o hubiese vulgarizado un año antes ahora se lo vería muchísimo más satisfecho. VULGARICÉMONOS TODOS. Vosotros os vulgarizaréis tarde o temprano. VULGARIZARSE: la mejor manera de distinguirse. DISTINGÁMONOS y el mundo nos distinguirá de la masa gris de perdedores que PAPANDO DE DÍA LA MOSCA DE LA DISTINCIÓN o persiguiendo de noche EL BRILLO DE UNA ESTRELLA IMPOSIBLE cayeron en el pozo negro donde se bañan en EL BARRO DE LA ABCISA las curvas de las cifras de venta. ¿LAS MEJORES COSAS DE LA VIDA SON RARAS? No y no: LAS MEJORES COSAS DE LA VIDA SON CARAS y exigen cada vez más plata. DAS GELD, IL SOLDI, L´ARGENT, THE MONEY-GUITA, esa vulgaridad que está cada vez en manos de más gente, el vulgo. SALGAMOS de la nube tóxica DE LOS SUEÑOS y bajemos a la LLANURA FÉRTIL DE VULGARIA. Escapemos del corralito creativo y radiquémonos en VULGARIA: UN PARAÍSO FISCAL donde nadie se meterá con nuestra plata ni NAIDES NOS TOCARÁ EL… ¿Cómo se decía? ¡EL DERECHO A DECIDIR LO MEJOR! Su nuevo pasaporte lo convertirá en un VÚLGARO: un ciudadano de primera en toda la comunidad económica publicitaria.

Escrito por Fogwill para Vulgaria.